Si tuviera que resumir, en una sola palabra, mi experiencia con Trials Rising sería: divertida. Este título combina la emoción que provoca el acelerar una motocicleta al máximo, con cautela, precaución y rápidos reflejos. Definitivamente, es un título que me sorprendió, positivamente, por las diferentes razones que se expondrán a continuación. El título llegó al mercado el pasado 26 de febrero de 2019 para diferentes plataformas: PC, Nintendo Switch, PlayStation 4 y Xbox One y se puede disfrutar en diferentes idiomas, entre ellos, el inglés y el español.

patrocinador de Trials Rising

Para los que le entran a un título de la franquicia Trials por primera vez, en repetidas ocasiones he hecho la comparación con Excitebike pues el ADN de los dos títulos es el mismo: la complejidad de realizar acrobacias aéreas y lograr un aterrizaje perfecto. Después de definir la mecánica básica del juego…¡hay que ponerla en práctica! Para ello, las primeras misiones del juego son introductorias, nos enseñan los controles básicos del juego (acelerar, frenar, girar en el aire y estabilizar la motocicleta) con pistas que dan una pequeña probadita de lo que vendrá después.

minijuegos de Trials Rising

Igualmente, nos presentan la pantalla de personalización de nuestro corredor y el vehículo motorizado así que prepárate para cambiar rines, llantas y hasta el aspecto de nuestro personaje para ser una fiera en la pista o, en nuestro caso, ¡convertirnos en algún pariente de Hulk!

personalización de Trials Rising

¿Qué fue lo que más nos gustó de Trials Rising?

Una vez más, lo mejor de este título…¡es que es divertido! Recuperando la idea con la cual inicié la reseña, es llamativo que. en un mundo con producciones de alto presupuesto llenas de campañas extensas o de plataformas inmensas de competencia en línea, hay veces que solamente queremos llegar a casa, prender nuestra consola y jugar un título para hacer locuras y desestresarse un rato y, ahí, es donde Trials Rising pudiera ser clasificado dentro de la biblioteca de juegos.

Otro punto magistral de Trials Rising es su diseño de niveles. Cada una de las pistas es lineal, es decir, no tenemos la posibilidad de desplazarnos lateralmente para evitar algún obstáculo o encontrar algún atajo y lejos de ser un problema, el equipo de desarrollo logró saltear esta aparente limitante. En el juego, verás que es posible encuentrar túneles o rutas secretas que disminuirán el tiempo final, sin separarnos del carril al que fuimos asignados. Es impresionante (y, una vez más, divertido) analizar todo lo que puede ocurrir en una carrera que pudiera no superar el minuto total de duración: explosiones, troncos y ramas cayéndose, efectos especiales en un set de filmación de películas, frenéticas calles de los suburbios, impresionantes castillos y muchas experiencias más nos esperan en las pistas que componen este proyecto.

fuego de Trials Rising

Dicho lo anterior, este buen diseño de niveles también permite la introducción de pequeños minijuegos (¡que además, e irónicamente, se celebran en México!) que mantienen esa propuesta de humor y reto por controlar nuestra motocicleta, todo el tiempo.

Bomb Bouncer Trails Rising

La cantidad de retos por completar y horas que te brinda el juego es notable. Cada pista presenta tres medallas diferentes (dependiendo del tiempo nos darán bronce, plata u oro), replicándose en cientos de pistas esparcidas, en todo el mundo. Esta situación la puede anticipar cuando realizamos la entrevista con Yurii Martinchynk, hace unas semanas, y nos fue revelada el gran número de tareas por completar. Adicionalmente, algunos patrocinadores agregarán más retos a las pistas, como realizar un cierto número de maniobras o no sobrepasar una cantidad determinada de fallas, lo que sigue aumentando el número total de tareas si queremos completar el juego en su totalidad.

patrocinador de Trials Rising

Lo último que quiero destacar de este proyecto es el apartado del modo fiesta, para cuatro jugadores. Tal y cual fue comentado en la previa, Trials Rising es un “hitazo” para las reuniones porque no hay quien se pueda resisitirse a la tentación de controlar una frenética motocicleta virtual. La cantidad de risas se vuelve inconmensurable cuando empezamos a jugar con los indicadores y modificadores, es decir, cuando logramos que las motocicletas se vuelvan más ligeras o se inviertan los controles y es un gran pretexto para pasar un buen rato entre amigos y familiares.

¿En qué falla Trials Rising?

Lamentablemente, Trails Rising dista de ser perfecto. Algo que no me gustó del título es que peca en contra de uno de los atractivos básicos del motocross, que es la prioridad y el valor que se le deben dar a las acrobacias sobre el tiempo, para dar espectáculo a la audiencia. En muchos niveles, el título premia mucho más al conductor que no se cae del vehículo al que se arriesga por ofrecer espectáculo aéreo, lo que se vuelve algo desilusionante.

maniobras de Trials Rising

Contrario al modo de fiesta entre cuatro jugadores, la propuesta de Tandem (es decir, cuando dos jugadores controlan una sola motocicleta) tiene margen para mejorar. Siento que el principal error es dejar tanta libertad a los conductores y espero que en futuras entregas, este modo pueda ser un poco más estático, quizás, que el control de la motocicleta se divida por tiempo: ¡imagina que te dejen el control a la mitad de una pirueta!

Trials Rising

Para concluir, en menor medida, las dos últimas inquietudes que me dejó este proyecto fueron las microtransacciones y la falta de un incentivo real, por completar el juego a su totalidad. Lamentablemente, aunque suena tentador agregar más elementos que generen dinero en el juego, me queda la impresión de que era totalmente innecesario agregar cualquier modelo de monetización extra a un título que se vendió como completo. Irónicamente, se siente mucho más natural cuando el título oferta su propio Season Pass como un extra. Del segundo punto, creo que, lamentablemente, faltaron elementos para poder consolidar el potencial del juego (en términos de regresar a jugarlo) y ayudarlo a dar el brinco de ser un gran título de fiestas a uno que consideres indispensable en tu biblioteca personal.

Veredicto | Trials Rising

Trials Rising es un gran videojuego porque provoca diversión y risas, la cual debería ser una de muchas premisas básicas, en esta industria. Sus mecánicas de juego fueron bien desarrolladas, el control es bueno, el diseño de niveles es bastante atractivo y completo y existe un gran número de elementos para personalizar y de retos por completar, lo que lo hace sumamente rico y valioso, haciendo un balance entre lo se paga por un videojuego y lo que se recibe. En contraste, el título carece de elementos que generen un interés, a largo plazo, por dar el salto entre un divertido videojuego de fiestas y uno por el que la comunidad de jugadores se entusiasme por completar. Consecuentemente, Trials será mucho más alabado en streamings y eventos en directo por el bajo margen de error con el que cuentan los jugadores al realizar acrobacias, justo como pasa en la vida real, y no será tan valorado en sesiones individuales de juego. Finalmente, su modo de dos jugadores es deficiente y las microtransacciones están de más, siendo pequeñas manchas que ensucian este frenético y divertido videojuego.

Pixel de Plata Pix 1

Agradecemos el apoyo de Ubisoft para realizar este trabajo de análisis y opinión. La reseña fue realizada siguiendo los lineamientos establecidos en nuestro Código de Ética; si quieres conocer más sobre nuestro sistema de calificaciones, da click aquí mismo.

arturo firma Nación Pix

Send this to a friend