Reseña | Let’s Go Pikachu / Let’s Go Eevee

Definitivamente, una de las grandes incógnitas de Nintendo en 2018 fue el lanzamiento de Let’s Go Pikachu / Let’s Go Eevee para el Switch, un título que llamó la atención de toda la comunidad de Pokémon desde su presentación, por la similitud obvia con Pokémon Yellow, título que data de 1999 y que se convirtió, en aquel momento y gracias a su similitud con la serie animada, en uno de los preferidos del público. El título se encuentra completamente adaptado al español pero también se puede configurar en otros idiomas, entre ellos, el inglés y es un juego familiar que incluye algunas dinámicas multijugador.

Veinte años después, más de 3 generaciones de consolas en el historial y con más de 700 diferentes especies de Pokémon distribuidas en las regiones de este universo, Let’s Go Pikachu toma elementos claves que hicieron popular al videojuego en el Game Boy Color y los adereza, a su manera, con gran parte de la fórmula que hizo popular a la franquicia en los dispositivos móviles, con Pokémon GO.

En lo personal, la primera hora de juego fue un viaje total al pasado, lleno de nostalgia al revisitar Pueblo Paleta y empezar una nueva aventura, como entrenador Pokémon. Hubo un momento en el que simplemente me quedé pasmado en la entrada del pueblo, escuchando la suave melodía y recordando tantos viajes y momentos épicos que emanaron desde ese pequeña región, todo desde un diminuto cartucho que atesoro con cariño.

¿Qué es lo mejor de Let’s Go Pikachu?

Aprovechando el poder del Switch, la consola de videojuegos más poderosa en la que ha estado un título de la franquicia en su historia, el título refleja una importante mejora en su apartado gráfico, con un rediseño en tres dimensiones de todas las localidades de Kanto. Cada uno de los edificios, todos los lagos, bosques y cuevas dieron un importante salto en su calidad gráfica y, en la gran mayoría de casos, logran transmitir con mayor fuerza lo que representan, ¡así que prepárate para sentir la magnitud de cada uno de los gimnasios que hay que superar, el gran tamaño del centro comercial de Ciudad Azulona (Celadon), la cueva de Monte Luna (Mt. Moon) o los escalofríos y la pena que acarrerea el Pueblo Lavanda (Lavander)! ¡Y ni hablar del S.S. Anne!

S.S. Anne Let's Go Pikachu

Y no se diga de los pequeños guiños e easter eggs del título, los cuales están presentes desde nuestra alcoba pero que se van acentuando con nuestras visitas a cada uno de los rincones de Kanto (mención honorífica para el departamento de Game Freak y los personajes después de completar la historia principal del juego).

Esa gran presentación visual se ve acompañada por un excelente trabajo en la musicalización del título, con arreglos fantásticos a los temas originales (pistas musicales que ya puedes encontrar en plataformas como Itunes). En cuanto a nuevas pistas, únicamente pude detectar una nueva pieza en Ciudad Fucsia (Fuchsia City), dedicada a Pokémon GO (la cual está fantásticamente presentada). Estamos ante uno de los mejores soundtracks en la historia de la serie pues, aunque pertenecen a composiciones originales con más de 20 años de vida, siguen estando más vigentes que nunca y siguen emocionando a todos los entrenadores.

Otra importante mejora, la cual espero se quede en la franquicia durante muchos años más, es la posibilidad de encontrar a los Pokémon navegando en el pasto o en el mar, tal y cual nos los imaginamos. La idea que puedas ver qué Pokémon está en tu camino y que exista la posibilidad de evitarlo o seguirlo, es un elemento que le da mucho más vida a los ambientes que recorremos y hace mucho más dinámica e interesante la tarea de encontrar Pokémon “variacolor” para nuestras colecciones. Espero, de verdad, que en próximas entregas de la franquicia, esta regla se mantenga en pie y podamos seguir encontrando y persiguiendo a cada uno de los monstruos de bolsillo en la mejor presentación de la franquicia.

Finalmente, lo último que vale la pena destacar de este lanzamiento es el “post-game” del videojuego que le agrega horas y horas de diversión al título. Entre la tarea de llenar el Dex, la posibilidad de encontrar versiones “shiny” de nuestros Pokémon, la conexión con Pokémon GO y la meta de derrotar a todos los entrenadores maestros (retadores que nos obligarán a llevar al límite cada uno de nuestros Pokémon), el título se siente más vivo que nunca y realmente se nota un esfuerzo del equipo de desarrollo para mantener cautivo al jugador, incluso si no opta por el camino de las batallas competitivas.

¿En qué falló Let’s Go Pikachu / Let’s Go Eevee?

A pesar de que será un producto que encantará a muchos niños y niñas que vivan la historia de Kanto, por primera vez, los jugadores veteranos y más experimentados pueden sentirse decepcionados con el título, en lo general. Lamentablemente, el videojuego sigue dejando un sabor de boca amargo pues, aunque es brillante en los pequeños detalles, dejará con hambre a los que esperan un proyecto masivo, donde las misiones y los retos sean ilimitados (y complicados) y que lleven a la franquicia un nuevo nivel. Kanto es una región memorable, sentó las bases del fenómeno que es Pokémon y aunque Let’s Go no es este título que revoluciona lo que hemos visto de la primera generación, es un paso, pequeño y delicado, hacia lo que pudiera llegar a ser este universo.

Lo que menos me gustó de Let’s Go fue, definitivamente, el modo de captura de los monstruos que coleccionamos en nuestra aventura. A pesar de ser un jugador ávido de Pokémon GO (orgullosamente, nivel 39), siento que el hecho de que nuestro equipo termina progresando mediante la captura -y no el combate directo- contra las criaturas salvajes es un elemento que no termina por agradar al jugador tradicional. En mi experiencia, me dolió ver cómo varios de mis Pokémon ya habían evolucionado o estaban en un nivel destacado…¡sin haber peleado una sola batalla a mi lado! Eso hirió la vinculación que genera el entrenador con sus Pokémon. Y para oscurecer todo, lanzar con los Joy-Con -y la propia Plus-, en diagonal, es algo que deja mucho que desear. Espero que en futuras iteraciones, exista un híbrido entre la posibilidad de debilitar a los Pokémon salvajes y la mecánica de captura de GO.

Últimamente, otras áreas de mejora del título son la reconfiguración de botones para el Pokéball Plus, el regreso de los minijuegos de casino del Game Corner, la bicicleta, la caña de pescar y la icónica zona Safari, la intención de darle protagonismo verdadero a los personajes antagónicos en el juego, que el modo multijugador sea realmente divertido (y no, solamente un bonus para capturar o vencer a nuestros rivales con velocidad), lo terrible que es tener que pagar para conseguir a Mew (o trabajar en nuestras cuentas de Pokémon GO para hacer lo propio con Meltan) y que, nuestro compañero de viaje (Pikachu o Eevee) realmente se convierta nuestra mejor compañía en el viaje. Adicionalmente, los HM (en forma de los movimientos especiales), se sienten de sobra, han pasado a ser elementos de segundo plano y no me extrañaría que se extinguieran en el futuro.

Conclusión | Let’s Go Pikachu / Let’s Go Eevee

Let’s Go Pikachu / Let’s Go Eevee es un deleite para nuestros ojos y oídos, brillando en el apartado gráfico con grandes visuales, brillantes cinemáticas y un soundtrack que bien nos puede acompañar, en el día a día, en nuestras aventuras Pokémon, dentro y fuera de Kanto. La mecánica de encontrar Pokémon caminando en el pasto o navegando en el mar es un elemento que suma y se ha facilitado, más que nunca, la tarea de encontrar versiones “variocolor” de nuestros monstruos de bolsillos, aderezando el gran contenido y todos los retos que nos esperan, una vez completando la historia principal.

En contraste, la mecánica de capturar, irremediablemente, nos hace extrañar cuando combatíamos a esos Pokémon salvajes para ir mejorando a nuestro equipo, además de que su mecánica de lanzamiento pudiera ser mejorada. Se queda corto el potencial y los riesgos que toma la franquicia con este nuevo lanzamiento y eso siembra dudas sobre la innovación que realmente puede llegar el próximo año con las noticias del lanzamiento de una nueva generación para la consola híbrida japonesa.

Es un título recomendado para los que juegan Pokémon en consola por primera vez, para que se aclimaten con la aventura desde el enfoque de RPG y con todas las localidades y la narrativa que solamente Kanto puede presumir. Los jugadores más experimentados de la franquicia se refugiarán en la nostalgia que recorre cada una de las horas de juego mientras que los que provienen de Let’s Go buscarán llevar sus criaturas del mundo real, a una nueva plataforma. No es una compra obligada para la consola pero sí será recordado como un importante lanzamiento del 2018, en el que la franquicia sentó la base para una nueva familia de “Let’s Go” que pueda explorar nuevas regiones del universo Pokémon.

Pixel de Plata Pix 1

Esta reseña fue realizada siguiendo los lineamientos establecidos en nuestro Código de Ética; si quieres conocer más sobre nuestro sistema de calificaciones, da click aquí mismo.

arturo firma Nación Pix

Send this to a friend