Reseña | Pato Box

Después de una exitosa campaña de fondeo de recursos en Kickstarter, logrando juntar más de $200,000 MXN gracias al apoyo de 369 patrocinadores, Pato Box pasó de ser un interesante y emergente proyecto independiente, a crecer como un título hecho y derecho, el cual llegó a diferentes plataformas, entre ellas, Steam y el Nintendo Switch.

Justamente, aprovechando que esta es su semana de estreno en la plataforma híbrida japonesa, el día de hoy te queremos hablar de este estreno, los elementos que hacen único al proyecto de Bromio, en qué áreas puede mejorar, a nuestro criterio, y qué creemos que le deparará en el futuro, a este joven y entusiasta equipo de desarrollo de videojuegos poblano.

Pato Box wallpaper
¡Pato Box!

Pato Box es un videojuego que nació a partir de un videojuego muy reconocido de Nintendo, al menos en el ámbito de los videojuegos deportivos: Punch Out!!. Como recordarás, en este videojuego controlábamos a Little Mac, un diminuto boxeador (realmente era pequeño -con menos de 1.50 metros de estatura) pero que contaba con dinamita en sus guantes.

Punch Out!! fue publicado originalmente para el NES y le siguieron lanzamientos en el Super Nintendo y el Wii, con algunos años de diferencia entre ambos estrenos. Era un videojuego en el que nuestro protagonista combatía en una especie de combinación entre primera y tercera persona pues si bien, nunca perdíamos de vista el cuerpo de nuestro luchador, no podíamos rotar la cámara y los movimientos eran meramente horizontales, algo propio de la época en la cuál fue publicado (salvo la versión de Wii).

Little Mac SNES Punch Out
Little Mac (con todo y Mario) en la acción de Punch Out!!

Ahora, es el turno de Pato Box. Pato Box es un legendario luchador de box que sufrió una trágica derrota que desencadenó importantes cambios en su vida. Nuestra misión, será descubrir las fuerzas e intenciones de una malvada corporación que está controlando el mundo del pugilismo y actuar para detenerla, con mucho humor y situaciones chuscas, de por medio.

Después de esta pequeña introducción, te contaremos lo que más nos gustó del videojuego mexicano y en que áreas hay un espacio de mejora. El título se encuentra subtitulado al español e inglés y ya está disponible en diferentes plataformas, aunque hoy nos enfocaremos en la versión del Nintendo Switch.

¡Viva el rey, Pato Box! ¡El campeón del boxeo!

Hay algo que vale la pena destacar con mucho gusto y orgullo de Pato Box: hay un importante esfuerzo por experimentar con la fórmula de Punch Out!!. En complemento con el videojuego citado, anteriormente, Pato Box no solamente se queda en el ring de combate, busca que el jugador mueva al protagonista en escenarios lineales, llenos de pequeños desafíos que buscan mejorar nuestra coordinación y ritmo. Ese, creo yo, es el mejor movimiento de Bromio: no se quedaron en un esfuerzo por emular Punch Out!!. Pato Box nos obliga a ser coordinados, a tomar el ritmo correcto para movernos en la arena de combate y lograr derrotar, eficazmente, a cada uno de los complicados jefes con los que nos enfrentaremos en el camino.

Un ejemplo de las peleas con jefes en Pato Box.

En segundo lugar, el estilo visual de Pato Box es sublime. Realizar un buen videojuego no es tarea sencilla y cada vez que vemos surgir un nuevo proyecto, nace la inquietud por lo que será su propuesta audiovisual. Visualmente, el título, aunque emplea únicamente dos colores, es poderoso, lograron que el jugador viva cada combate como si fuera una verdadera historieta y, sumado a su buen diseño de personajes, logran que todo esté en equilibrio para el jugador.

Finalmente, hay dos últimos aspectos para remarcar en Pato Box: su música y su estilo de humor. Con el trabajo musical realizado por parte de Controvol, el título está repleto de pequeños beats, con sonidos y estruendos que aceleran nuestro ritmo cardíaco al ritmo del calor de la batalla y que, al igual que su estilo visual, forman una placentera comunión con la propuesta que plantea este videojuego.

El último aspecto que queremos destacar es el estilo de humor que maneja el videojuego poblano; lleno de gracia, con personajes que causan más que risa y dotado de diálogos que siempre tienen una intención de entretener al jugador, se nota la “chispa” creativa y humorística, desde los primeros minutos de juego.

¿En qué falla Pato Box?

A pesar de que es un videojuego de corte indie (y entendiendo las limitaciones y problemas a los que se enfrentan estos estudios desarrolladores), nuestra labor es la de ser críticos con el título, en aras de que sea apuntalado, la audiencia conozca nuestro sentir y que los futuros desarrollos del estudio aprendan las fallas de este interesante proyecto.

Lamentablemente, el control por movimiento de los Joy-Con es bastante malo, es muy lenta la respuesta de nuestro personaje en pantalla y el elemento diferencial de Pato Box en la plataforma híbrida, contra la versión de Steam, se termina reduciendo a la portabilidad propia de la consola. El estándar de los Joy-Con fue sentado por ARMS, hace poco más de un año; si los controles respondieran tan bien y tan rápido como uno lo esperaría en un videojuego de corte deportivo, el título tendría un impulso en la calificación otorgada por la crítica especializada, al menos en la versión analizada, el día de hoy.

Pato Box fight street
Pato Box y sus controles, tanto movimiento como tradicionales.

En cuanto al gameplay, ya con los mandos en forma tradicional, empleando los botones físicos y no los de movimiento, siento que el título falla en que muchos jugadores esperarían un título deportivo pero el juego carece la posibilidad de intercambio de golpes (como en cualquier buena pelea de box) y, para bien o para mal, el título se convierte en un título rítmico, donde lejos de poder arriesgarnos con estrategias de vida o muerte, como ocurre en los rings y boxeadores, nos obliga a memorizar patrones para ganar las batallas, algo que rara vez se ve en un videojuego deportivo.

También, la defensa de nuestro pugilista dura tan poco tiempo, que nos roba la posibilidad de combatir mediante tácticas defensivas o de contragolpe, algo que hemos visto comúnmente en los combates de los profesionales sobre el cuadrilátero.

En cuanto a su diseño de niveles, a pesar de que son lineales y están llenos de caminos con pequeños acertijos que requieren de nuestros puños para progresar, poco a poco se van convirtiendo en puzzles repetitivos, que se sienten de relleno (con el paso del tiempo) y no explotan las bases que plantea Bromio con este proyecto. Ocurre lo mismo con los coleccionables (hojas de pista) que encontramos en el camino: no aportan mucho al juego.

Pato Box alarm
Pato Box atravesando un pequeño puzzle donde debíamos prevenir la activación de alarmas.

Veredicto | Pato Box

Bromio está presentando en Pato Box, una clara fotografía de la industria de videojuegos nacional; el título analizado hoy es de corte creativo, único, llamativo y uno que refleja entusiasmo e interés por parte de un talentoso nicho de desarrolladores mexicanos pero que aún carece de madurez y consistencia durante las horas de juego.

Pato Box brilla al intentar renovar una fórmula que parecía patentada por la familia de títulos de Punch Out!!; es un título que hace una oda a esa mecánico de juego e intenta dar un importante brinco en la calidad y la experiencia de juego que nos entregó Nintendo hace tantos años, gracias a su variado gameplay, excelentes y eficaces activos visuales y un soundtrack que demuestra la conexión entre el talento musical que lo desarrolló y lo que se presenta en pantalla.

Pato Box lost fight

Sin embargo, es decepcionante el tema del control empleando los Joy-Con, es un mecanismo mal implementado, sumamente lento y torpe, que puede desanimar a muchos jugadores. En cuanto al contenido del juego, los puzzles van de más a menos y no están a la altura de los retadores y divertidos jefes. Finalmente, el juego no pertenece al género deportivo, es más bien un título dominado por el ritmo, que no permite intercambio de golpes y que depende de los patrones para su funcionamiento.

¿Comprarlo o no comprarlo? Quizás, Pato Box sea el mejor videojuego mexicano del 2018. En lo personal, recomendamos, si está en tus posibilidades económicas, apoyar la escena de desarrollo de videojuegos nacional, para que tú mismo puedas ser un ojo crítico más de los nuevos lanzamientos de los videojuegos desarrollados dentro de nuestro territorio. Si fuiste un loco apasionado de Little Mac y la furia de Punch Out!!, debe ser una compra obligada (o al menos, descarga el demo gratuito de Steam), sin embargo, si solamente sentiste curiosidad por el tema visual o la simpatía del protagonista, quizás puedas apostar por dar un paso al costado en esta interesante y maratónica pelea, protagonizada por un pato muy valiente y entusiasta, que está preparado para triunfar en cualquier combate.

Pixel de Bronce Pix

Recuerden que siempre está activa la invitación para que nos escribas en los comentarios o en nuestras redes sociales, si tienes alguna duda o inquietud con la que podamos apoyarte. Esta reseña fue realizada siguiendo los lineamientos establecidos en nuestro Código de Ética; si quieres conocer más sobre nuestro sistema de calificaciones, te invitamos a dar click, aquí mismo.

arturo firma Nación Pix

Send this to a friend