Detective Pikachu, una de las últimas exclusivas planeadas para la biblioteca del Nintendo 3DS, es un videojuego del género point and click, que se trata de juegos que nos sitúan en cuartos y ambientes cerrados, donde tenemos que ir encontrando pistas mientras interactuamos con todo lo que nos parezca sospechoso, en un interesante spinoff del mundo Pokémon. El título ya salió a la venta, se encuentra doblado al inglés y lo pudimos disfrutar con subtítulos en español.

Todo el proyecto gira alrededor un Pikachu muy particular, el cual no puede realizar ataques como los demás Pokémon pero que es increíblemente analítico y busca convertirse en un gran investigador. Acompañando a nuestro detective en Ryme City, controlamos a Tim Goodman, un carismático joven que está buscando a su papá y que logra trabajar en equipo con nuestro protagonista. Nuestro Pikachu posee la facilidad de hablar con los Pokémon y, como lo puedes deducir, también puede mantener una conversación con un humano, el joven Goodman.

La primera duda que surgió cuando fue anunciado este proyecto en Japón era conocer más sobre su gameplay y cuál sería la manera en la que íbamos a ayudar a Pikachu a resolver misterios. En la primera sesión de juego, nos quedó claro lo que Creatures Inc. y todos que estuvieron involucrados con el desarrollo buscó hacer con este videojuego; como lo señalamos al inicio de la reseña, al ser un videojuego género point and click, podemos recorrer parques, calles o cuartos de edificios y encontrar en estos lugares, elementos que nos ayudan a resolver todas las preguntas que Detective Pikachu se va formulando sobre los casos que tenemos que ir resolviendo, desenredando, con cada capítulo, los misterios que persiguen a nuestros detectives.

Para hacer más entretenida la cacería de pistas, y darle frescura al proyecto, el juego eventualmente nos pone pequeños desafíos para interactuar con otros Pokémon, por lo que será común que en algún momento estemos presionando la pantalla táctil de forma rítmica o algún botón del 3DS para ir desbloqueando secuencias cinematográficas. Detective Pikachu está dividido en diferentes capítulos y, dependiendo de nuestras habilidades de percepción y paciencia, este juego para la portátil de Nintendo se puede completar en unos dos o tres días de juego.

¡Pika! ¡Pika! Lo mejor de Detective Pikachu

Definitivamente, este título cuenta con algo que lo hace destacar del resto de videojuegos de la franquicia y eso el diseño de personaje de Detective Pikachu. A pesar de que en otros juegos como Mystery Dungeon, el Pokémon número 25 ya había interactuado con otros Pokémon (incluso lo vimos hablar en el filme “¡Yo Te Elijo!”) fue hasta con este videojuego del Nintendo 3DS donde Pikachu carga con todo el peso del proyecto en su espalda y se nos presenta a un Pokémon frágil, lleno de emociones, con una historia que justifica su comportamiento actual y lo suficientemente empático para que una parte de los jugadores leales de la franquicia se puedan identificar con él.

Estamos ante un Pikachu que transmite emociones en los chistes que emplea, sus reacciones con los humanos y cuando analiza el mundo que lo rodea. Además, el hecho de que nuestro héroe sea un Pikachu, lo hace un ícono en todo el mundo, dentro y fuera de la industria de los videojuegos, lo cual es un magneto comercial para cientos de niños y niñas.

Algo encantador en este videojuego es la “esencia Pokémon” que se transmite en esta la aventura. Siempre ha estado presente la pregunta en la mente de los fanáticos de la serie sobre qué pasaría si los Pokémon existieran en el mundo en el cual vivimos y me parece que Detective Pikachu es el videojuego de la franquicia que mejor retrata esta fantasía. Desde una cafetería en la que los Pokémon nos sirven café, hasta un laboratorio donde las criaturas de bolsillo ayudan a planear y realizar experimentos, hay que reconocer el esfuerzo puesto en la construcción de este mundo, esperando que se refleje en los títulos principales de la serie.

¿Qué pudo mejorar de Detective Pikachu?

Lamentablemente, Detective Pikachu sirvió como conejillo de indias para llevar a la franquicia en otra dirección y, aunque valoramos esa intención, es un videojuego bastante aburrido por la poca complejidad e interacción que existe para resolver los acertijos. Todo indicaría que fue planeado para deleitar a los más jóvenes de la casa pero con historias que se cuentan de una forma tan lenta, es muy fácil que el jugador pierda el interés por seguir el hilo del capítulo.

Generalmente, una regla de oro en el mundo del entretenimiento es: “menos es más” pero, suponiendo que estamos en lo cierto y que se trata de un proyecto para que los niños desarrollen nuevas habilidades, debemos esperar acertijos más completos, propuestas más completas como las que podemos encontrar en la biblioteca de la misma consola, como Profesor Layton. Faltó mucha ambición a la hora de construir acertijos y minijuegos, que pusieran en jaque nuestro ingenio y más, cuando hay tantos Pokémon de los cuales se pueden derivar interesantes puzzles.

Detective Pikachu puzzle

Finalmente, la integración del Amiibo en el juego deja mucho qué desear. La pieza física, la cual es más que encantadora, únicamente sirve como herramienta para ver cinemáticas y no permite la transferencia real de algún dato o progreso de nuestro Detective Pikachu. De nuevo, se subestima el potencial de los Toys for Life y el jugador no siente que su Amiibo representa a ese épico y carismático Pikachu con instinto de detective.

Veredicto – Detective Pikachu

Detective Pikachu es un proyecto diseñado para el nicho de jugadores fanáticos de Pokémon. Es un título que se permite explorar con ideas nunca antes vistas en la franquicia, empezando por el género al que pertenece el videojuego y el mundo que lo rodea.

Nuestro protagonista es un personaje encantador, lleno de vida, que logra transmitir emociones al jugador. Detective Pikachu es un excelente ejemplo de un personaje bien diseñado y en el futuro veremos en nuevos proyectos en el futuro, como más videojuegos, series animadas o películas.

Sin embargo, como videojuego, el título es muy débil, en muchas áreas. A pesar de contar con un diseño audiovisual agradable, al momento de la verdad, cuando empezamos a jugar Detective Pikachu, la experiencia se vuelve amarga. Es encantador recorrer las calles, parques, cuevas y demás locaciones, llenas de Pokémon pero hay muy poco qué hacer, todo es lineal y rápidamente se vuelve en un videojuego repetitivo que nunca reta realmente nuestra inteligencia.

Los capítulos carecen de ritmo, que le inyecten intensidad, ritmo, misterio, peligro y adrenalina a la aventura pues es muy fácil que como jugador nos distraigamos de la misión principal porque es mucho más entretenido hablar con un Aipom lleno de salsa de tomate, en lugar de estar buscando plumas de Pidove.

Por estas razones, entregamos a Detective Pikachu un Píxel de Plata. Es un proyecto que estamos seguros volverá más fuerte en el futuro (esperamos pronto alguna película o nueva entrega para el Switch) porque su personaje principal tiene un potencial increíble.

Pixel de Plata Pix 1

Agradecemos el apoyo de Nintendo para realizar este análisis. Esta reseña fue realizada siguiendo los lineamientos establecidos en nuestro Código de Ética; si quieres conocer más sobre nuestro sistema de calificaciones, da click aquí mismo.

arturo firma Nación Pix