Reseña | UFC 3

Electronic Arts arrancó el año con UFC 3, un llamativo videojuego del género de deportes que busca llevar toda la furia y adrenalina del octágono más frenético del mundo al Xbox One y PlayStation 4.

Para los que no conozcan las artes marciales mixtas, la UFC es una compañía que se dedica a reunir a grandes estrellas del mundo del karate, del boxeo, de la lucha libre, del jiu jitsu y otras disciplinas de combate. La UFC se dedica a organizar competencias deportivas y es muy interesante presenciar, en cada pelea, los diferentes estilos y técnicas que desarrollan los luchadores para salir triunfantes de la jaula de pelea.

Contrario a FIFA o Madden, títulos que poseen entregas y actualizaciones anuales, UFC 3 recibió algunos meses extras en su desarrollo, elevando la expectativa de los fanáticos que no le perdían rastro a cada noticia que surgía de este proyecto. Este tiempo de desarrollo extra de desarrollo se ve reflejado, inmediatamente, en el aspecto visual, lo mejor que tiene este videojuego.

La última vez que presenciamos el poder de Frostbite fue en Star Wars Battlefront 2 y, en UFC 3, el motor sigue dando de qué hablar por lo mucho que hace para potenciar el aspecto gráfico del título de peleas. Aprovechando el poder aumentado, con mejoras para el Xbox One X y el PlayStation 4 PRO, este título lleva, visualmente, a un nuevo nivel a la franquicia. El sudor de nuestros combatientes, sus tatuajes y hasta la sangre que van derramando con el paso de los rounds son detalles que hacen dominante, en su género, al videojuego recién estrenado hace un par de semanas.

Algo que también llama la atención desde el inicio es el mucho trabajo que el equipo de desarrollo le inyectó a las entradas de cada uno de los peleadores a la arena de combate. Con una gran variedad de canciones (que se entonan en los diferentes combates estelares de cada semana) y una interesante selección de comentarios personalizados, EA Sports logró recrear el ambiente que sienten estos atletas de alto rendimiento cuando están a punto de jugarse la vida en la compañía de Dana White. El público ya no se trata de simples texturas de fondo, son modelos en tres dimensiones y hasta las edecanes que modelan entre rondas recibieron un impecable trabajo visual.

Finalmente, el roster de personajes sigue siendo un deleite para los aficionados de las artes marciales mixtas. Cuenta con los nombres más importantes de la industria, como McGregor, St-Pierre, Tate y hasta Ronda Rousey (a pesar de ahora ser integrante del espectáculo del WWE), además de Bruce Lee, quién hace un triunfante regreso como leyenda. Con el apoyo de México, nos topamos con “Pantera” Rodríguez y Alexa Grasso, dos dignas figuras que han logrado destacar en las artes marciales mixtas, a diferentes velocidades. Con toda la faramalla del combate entre Conor y Mayweather, el departamento de Marketing se hubiera “sacado un 10” si hubieran integrado al boxeador estadounidense como una opción seleccionable.

En cuanto al gameplay, el título “cojea”, en su intento por convertirse en una simulación más realista de lo que ocurre en las noches de UFC. En esta ocasión, el factor de stamina (resistencia) pesa mucho más, limitando nuestra posibilidad de soltar golpes como si se tratara de combos en un videojuego tradicional de peleas. Atacar frenéticamente nos costará mucho más oxígeno, una condición que nos afectará el resto de la pelea y que le da un sabor agridulce al combate.

Otro punto débil de las peleas son las sumisiones. Las sumisiones son momentos de la batalla donde podemos someter a nuestros rivales al suelo y, con llaves y otras técnicas de pelea, podemos llevarlo al límite. En las peleas de UFC, estos momentos son climáticos entre combates pero en el videojuego, a pesar de que la mecánica de ataque y defensa es innovadora, lleva una seria desventaja para el jugador que defiende. Lástima que el gameplay dio un paso atrás en relación a la entrega pasada y todas las nuevas y brillantes animaciones están por encima de lo que en realidad sucede en pantalla.

Sus modos de juego tienen de todo, algunos son muy divertidos y otros pasan desapercibidos. El Modo Carrera G.O.A.T. recibió una mejora total en relación con UFC 2 y ahora nos presenta una experiencia mucho más interactiva, donde controlamos mucho mejor nuestras sesiones de entrenamiento, futuras peleas y hasta la interacción que queremos que tener con nuestros seguidores entre los combates de nuestros contratos. Es muy divertido elegir nuestro gimnasio de entrenamiento, elegir nuestras actividades para mejorar y hasta hacer sparring en ropa deportiva, previo a los enfrentamientos y como parte de nuestra preparación.

Ultimate Team, en UFC 3, no debería existir pues se nota forzado el intento por armar un equipo de estrellas, con integrantes de las diferentes divisiones de la compañía de entretenimiento. Realmente no hay mayores incentivos en este modo de juego, al tener tan pocos peleadores (en comparación con el número de jugadores que podemos encontrar en Madden Ultimate Team, por citar un ejemplo) y podrían mejor invertir ese recurso en algún otro modo de juego que fuera más interactivo, menos repetitivo y que tuviera mayor potencial como material de streaming.

Finalmente, está el Modo K.O. en el que los controles se simplifican, no hay sumisiones y todo se resume a una pelea de box (con patadas) que nos recuerda irremediablemente a las sesiones de juego de Fight Night. Vale la pena señalar que en este modo de juego podemos activar los comentarios de Snoop Dogg, un pequeño extra que entona bien con el juego.

Veredicto – UFC 3

UFC 3 se presenta como un exquisito juego en su apartado visual, con su sólido roster de contendientes de las artes marciales mixtas y un fantástico Modo Carrera del cual sobresale la variedad y diversión que encontramos en sus sesiones de entrenamiento. El Modo K.O. es bastante divertido y, en general, el juego recrea la atmósfera de la vida de un integrante de la UFC, con el catálogo más rico y extenso de animaciones y movimientos de pelea de la franquicia.

Sin embargo, el gameplay se siente mucho más débil en comparación con UFC 2, la energía juega un papel mucho más relevante y eso le quita un importante atractivo al deseo de los jugadores por proponer combates más agresivos. Las sumisiones se convirtieron un punto débil que le resta diversión a los combates y la experiencia de juego se convierte en un tema repetitivo para los jugadores que no se deseen clavarse mucho en aprender técnicas avanzadas de defensa y ataque.

Si eres de los que esperan cada semana los enfrentamientos de la UFC 3, este videojuego se convertirá en uno de los predilectos de tu año. Sin embargo, si sólo quieres curiosear y estás intrigado por las artes marciales, te recomendamos hacerte de EA Access y probar primero UFC 2, para que llegues con mayor conocimiento del tema para hacerte de una sólida opinión.

Pixel de Plata Pix 1

Agradecemos el apoyo del equipo de Electronic Arts por brindarnos un código para probar y analizar este título. La reseña fue realizada siguiendo los lineamientos establecidos en nuestro Código de Ética; si quieres conocer más sobre nuestro sistema de calificaciones, da click aquí mismo.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment

Send this to a friend