Wii U

Estos son los 7 videojuegos más importantes del catálogo del Wii U, los que forman parte del legado de la consola casera de Nintendo que finaliza su ciclo

A pesar de ser, en lo general, una plataforma sumamente desestimada por su falta de poder de procesamiento, espacio de memoria limitado y hardware complejo, para nosotros en Nación Pix, el Wii U fue una adición interesante a la familia de consolas de Nintendo y, a pesar de la serie de decisiones y estrategias comerciales que marcaron a esta consola y la sentenciaron a un papel modesto en el mercado actual de videojuegos, sentimos que ante la inminente llegada de su sucesor, el Nintendo Switch, podremos dedicarle este espacio a los mejores exponentes de lo que trajo el Nintendo Wii U.

Vastas tierras inexploradas, un equilibrio insospechado en la guerra de consolas de antaño, frenéticas y caóticas carreras, fueron algunas de las características que los siguientes títulos nos permitieron experimentar en nuestras Wii U, de cara a la que parece ser una nueva faceta de Nintendo.

Te presentamos, sin más demora, nuestros candidatos como los siete juegos que definieron la era Wii U:

7. Nintendo Land

A manera de título que acompañase en su lanzamiento al Wii U, este juego que contempla varios minijuegos basados en icónicas series de la Gran N. Nos mostró qué era lo nuevo que nos ofrecía a los jugadores esta consola; las bondades y diversión pura que emerge del juego asimétrico centrando nuestra atención entre lo que sucede en la pantalla de nuestro Gamepad o la acción ocurriendo en el televisor, nos ofrecieron largas horas de sana diversión junto a nuestra familia y amigos, que competimos por ver quién podía escapar de los guardias en Animal Crossing: Sweet Day, burlar a nuestros amigos en Mario Chase, o enfrentarnos en combates espaciales en Metroid Blast.

A pesar de no contar con la popularidad masiva que gozó Wii Sports, su reflejo más cercano de la previa generación de Nintendo, sin lugar a dudas la creatividad en el diseño y variedad de gameplay resultado del juego asimétrico de este título fueron un buen primer paso para engancharnos al potencial con que contaba esta consola.

6. Bayonetta 2

Alejándonos un poco de los juegos divertidos y casuales de clasificación E (para todos), llegó, gracias a la colaboración entre Platinum Games y Nintendo, la secuela al maravilloso y lleno de adrenalina mundo de Bayonetta. En esta segunda entrega, sus desarrolladores no dejaron pasar la oportunidad de dotar a la bruja de Umbra con atuendos exuberantes que estaban a tono con su característica actitud mientras daban referencia a otras icónicas series de Nintendo.

Bayonetta 2 fue un juego que superó buena parte de estigmas al grado de lograr nominaciones para convertirse en Juego del Año para varios medios. Este juego le dio un breve respiro a los jugadores con la consola pues representó esperanzas para que otros grandes títulos 3rd Party llegasen a la Wii U y aunque al final no fueron del todo aterrizados por las grandes compañías, permitieron una notoriedad a la plataforma que muchos fanáticos de Bayonetta no pudieron experimentar en las demás plataformas.

5. Xenoblade Chronicles X

Algo que pocos esperaban era ver una secuela de un título tardío en la vida del Nintendo Wii: Xenoblade, que fue considerado hasta cierto punto de culto. Sorprendentemente, Xenoblade Chronicles X fue el punto de entrada para muchos a la serie y, retomando aspectos de su predecesor Xenoblade Chronicles, “X” contaba con un universo de juego enorme que llevó a comparaciones con otros grandes juegos de mundo abierto como Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, The Witcher 3: Wild Hunt y hasta The Elder Scrolls V: Skyrim, superándolos a todos en tamaño relativo (pero no en espacio de almacenamiento guardado).

Xenoblade Chronicles X fue una proeza técnica digna de ser aplaudida para lo que el hardware del Wii U pudo ofrecer, sumado a una historia envolvente y a una complejidad relativamente justificada y equilibrada entre jugadores en Oriente y Occidente. Este JRPG de Monolith Soft fue una adición muy impresionante hacia esta consola y, gracias a los esfuerzos de Nintendo en la serie y popularidad que alcanzaron algunos de sus personajes principales desde el primer anuncio de este juego, la serie Xeno de Monolith cuenta ahora con participaciones en títulos cross-overs domésticos de Nintendo y en colaboración de otras empresas, e incluso proyectos en desarrollo actualmente para Switch.

4. Mario Kart 8

La clásica y, en este caso impresionantemente, divertida entrega de la serie de Mario Kart para Wii U, trajo cambios relevantes en la fórmula de la franquicia los cuales fueron ciertamente parteaguas para potenciar la popularidad (relativa) con que llegó a contar esta consola. Siendo uno de esos títulos “vendeconsolas” de las plataformas de Nintendo, Mario Kart 8, trajo impresionantes gráficas que despuntaron en calidad contra las de cualquier otro juego del subgénero de las carreras karts (tampoco es que el mercado esté sobresaturado), sumado a una conectividad online (gratuita) muy buena y a muchos eventos siendo auspiciados y promovidos por la misma comunidad del juego, MK8 fue un hitazo para Nintendo y para los gamers que le pudimos disfrutar en su tiempo de mayor popularidad.

Musicalmente complejo y con una variedad de contenido (que fue creciendo conforme Nintendo comenzó a implementar la noción del DLC), Mario Kart fue terreno de pruebas de Nintendo para muchas estrategias de mercado que hemos visto implementar en varios proyectos, para bien y para mal, ahora con un port remasterizado en desarrollo para Nintendo Switch, podemos entender que el gran legado que dejará MK8 para Nintendo, llegará mucho más allá de la era Wii U.

3. Super Smash Bros. para Wii U

¡No podía faltar la franquicia de cabecera para casi todo gamer nintendero! En esta ocasión, Masahiro Sakurai estuvo detrás del desarrollo de la edición más balanceada del ya clásico brawler de Nintendo. el cual tuvo una presencia compartida entre las dos consolas disponibles de Nintendo: una edición casera con mucha complejidad para dominar el juego y una versión portátil que llevó finalmente la lucha fuera de nuestra sala de juegos.

Smash 4 (uno de los apodos que se le dieron a estas versiones) contó con un hype que fue incrementándose con cada corto animado de presentación de nuevos peleadores. La inclusión de icónos del gaming como Mega Man y Pac-Man, sumados a la arena de Mario y Sonic, fue algo que hace unos años bien podría haber sonado a una locura; la participación en la Smash Ballot de la comunidad gamer de otras plataformas alrededor de este juego fue algo fuera de serie, tanto así que, posterior al lanzamiento original del juego, otros peleadores que se sumaron a la lucha fueron Ryu, personaje insignia de Street Fighter y Cloud, el popular espadachín que debutó en Final Fantasy 7. Sin lugar a duda una celebración del gaming en general de la mejor manera posibl…a golpes y trompadas “amistosas”.

Nintendo consiguió con estos títulos el poder de la “Esfera Smash”, no sólo las ventas de copias del juego en ambas versiones fueron buenas, sino que con las ventas de DLC y del más nuevo artilugio de colección para los fans, los Amiibo, llevaron a la popularidad de Smash a un punto que no habían gozado nunca para la serie. Hay rumores sobre el paradero y los próximos planes del contenido que aún nos falta ver en esta entrega y con el ideal de volver a pelear junto a nuestra pareja de esquimales favorita (los Ice Climbers) en un potencial port para Nintendo Switch, rendimos homenaje al juego que fue quizás el más hypeado en la historia de Nintendo disponible ya en el mercado (previo a la salida de The Legend of Zelda: Breath of the Wild).

2. Super Mario Maker

El fenómeno de un juego que más bien fue presentado como un editor de niveles glorificado fue un rotundo éxito para la Gran N. La fama y creatividad que la comunidad del gaming (y no sólo de Nintendo) invirtieron en este juego es fascinante. Con una interfaz sumamente sencilla que cualquiera pudo implementar, Super Mario Maker, dotó de nueva vida al aspecto de comunidad de los fanáticos de los juegos del mismísimo “Sr. Videojuego”, es decir Mario (traducción casi literal del título que ostenta Mario en Smash 4 “Mr. Video Game Himself”).

La cantidad y calidad de imaginación y creatividad que se invirtieron en los mejores niveles disponibles para este juego revelan que la comunidad gamer es realmente muy capaz de buscarle nuevos ángulos a los problemas del mundo…o bien, que pueden hacer millones de malos niveles sin complejidad alguna, si así lo prefieren.

La premisa simple e imaginativa popularidad de este juego representan bastante bien los grandes puntos fuerte de la consola: el Wii U se desarrolló con la premisa de ser una vertiente un poco más compleja pero con nuevas posibilidades a la fórmula ganadora que representó el Nintendo Wii y, aunque esta visión no fue compartida por el mercado ni los gamers, pocos pero relevantes éxitos como el de Super Mario Maker, demuestran que el potencial siempre estuvo ahí, sólo que había de darle el toque adecuado para involucrar a los jugadores.

1. Splatoon

La crème de la crème para la Wii U fue, sin lugar a dudas, el título que cambio cómo Nintendo promocionó sus IPs (Propiedades Intelectuales) en el mercado, la osadía del concepto de que Nintendo saliera a competir al mercado con un juego nada menos que del género de disparos fue simplemente increíble y mucho más, cuando el juego salió en una época en la que ya se venía contemplando el escenario de que el género estaba gastado y perdiendo identidad. Splatoon no sólo fue la declaración de Nintendo de que la compañía estaba cambiando de rumbo (pues en el desarrollo de estos juegos, no estuvieron involucrados de manera relevante las “viejas caras” de Nintendo), fueron los desarrolladores jóvenes y con una perspectiva “fresca” los que tuvieron mucho que ver para dotar de gran personalidad al juego donde conocimos a los Inklings, que ahora son personajes icónicos en la era moderna del gaming, sobretodo en Japón.

Inculcando la identidad no violenta y colorida de Nintendo, la fórmula que se presentó con Splatoon fue sumamente atractiva desde su tráiler de presentación en 2014: la música, el estilo artístico y los personajes explotaron en popularidad alrededor del mundo desde ese momento, a la fecha una línea completa de mercancía, discos musicales e incluso presentaciones “en vivo” de vocaloids que provienen del universo de Splatoon.

Con furor en Japón, Estados Unidos y Europa, sin lugar a dudas el mayor éxito que pudo haber tenido Nintendo fue implementar en su fórmula un shooter en tercera persona que aprovechaba al máximo las bondades del Gamepad para lograr un juego tanto maravillosamente divertido, como un complejo título competitivo disfrutable en todos los niveles; el contenido que fue saliendo posterior al lanzamiento del juego de manera completamente gratuito, fue también un elemento que aseguró la vida y calidad del juego.

La mejor notícia es que la secuela de este juego se encuentra en desarrollo para el Nintendo Switch y muy pronto estaremos volviendo al mundo de los Inklings, y todo apunta a que esta vez la aventura será mucho más “¡¡¡Ink-reíble!!!“.

A horas del lanzamiento de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, podemos decir que el Wii U falló por muchos frentes para convertirse en un éxito de la magnitud de su consola predecesora; sin embargo, estas joyas que compartimos contigo son un legado muy importante que le permitirá a esta consola, permanecer en nuestras memorias, no importa el desenlace y los números que arrojó para la compañía en este punto, sino el enorme potencial que está dotando para las nuevas aventuras en las que nos embarcaremos.

Y sí, probablemente si Breath of the Wild hubiese salido ya al mercado, le habríamos incluido en este conteo, pero será material para otro especial, en el recuento de Nintendo Switch en su debido momento.

Jose Luis JackM Jolyackem 2017